Formación Integral


La irrupción de Carla

02.06.2008 12:10

Por: Javier Martinez

La irrupción de Carla

 
Disminuye letraAumenta letra
Carla Suárez, tras ganar a Pennetta. (Foto: EFE)
Ampliar foto

Carla Suárez, tras ganar a Pennetta. (Foto: EFE)

1 de junio.- Después de muchos años de penuria, la figura de Carla Suárez Navarro emerge con fundamentos suficientes como para cambiar el semblante del tenis español. Canaria, de 19 años, dio su primer gran golpe el pasado jueves al imponerse en la segunda ronda a Amélie Mauresmo, ex número uno del mundo y gran favorita local. No parece que estemos ante un fenómeno casual, porque al hecho de haberse metido en cuartos de final en su primera participación en un cuadro de un Grand Slam hay que unir unas condiciones técnicas más que estimables. Un acreditado periodista italiano barruntaba que su revés acabará por convertirse en el mejor del circuito.

Acomete el golpe recién bota la bola, frenando arriba el recorrido del brazo en diagonal. La pelota corre y se proyecta como si lo ejecutase la mismísima Henin, a quien reconoce como su principal modelo, si bien apunta que a partir de ahora necesitará fijarse menos en las demás.

Viene de la previa y lleva ya siete partidos en competición, pero ni sus breves y corpulentas piernas ni su bien ajustada cabeza parecen resentirse del trabajo realizado. Se le ve en la pista como si nada, suelta, con una aparente calma que cabría atribuir, en cierta medida, a su lugar de origen.

Precisa los cascos de traducción simultánea en las conferencias de prensa porque su raqueta aún no realizó viajes demasiado largos. Tras moverse en torneos de la ITF (Federación Internacional de Tenis), un paso por debajo de los de la WTA, debutó con éxito en la Copa Federación, dio ante China uno de los puntos que llevaron a España a la final del próximo septiembre contra Rusia y en París se ha ganado una plaza en los Juegos Olímpicos.

Del puesto 132º con el que llegó a la capital francesa, ya asoma entre las cincuenta primeras. Y tiene claro que, llegada hasta aquí, no hay razón para encoger la mano.

http://www.elmundo.es/elmundodeporte/blogs/sinred/index.html

—————

Volver