Formación Integral


Federer-Nadal, tercera final seguida en París

06.06.2008 18:14

 

Federer celebra con rabia el triunfo. (Foto: AP)
Ampliar foto

Federer celebra con rabia el triunfo. (Foto: AP)

 

Actualizado viernes 06/06/2008 23:27 (CET)
Escuchar noticiaImprimirEnviar noticiaDisminuye letraAumenta letra
ELMUNDO.ES

MADRID.- Roger Federer peleará por tercer año consecutivo el título de Roland Garros con Rafa Nadal tras una magnífica victoria ante Gael Monfils (6-2, 5-7, 6-3 y 7-5). El mallorquín quiere igualar el récord de cuatro títulos consecutivos en París de Bjorn Borg, mientras el número uno del mundo anhela su primer triunfo sobre la arcilla francesa.

Monfils, 59º clasificado en el ránking ATP, presentó una dura batalla a Federer, obligado a su mejor versión para sacar adelante el partido. El francés, arropado por la pasión de la pista central, levantó dos pelotas de partido en la cuarta manga y mostró el mejor tenis de su carrera.

No fue suficiente ante Federer, que persigue su decimoquinto grande, el único que se le ha resistido, el único lunar en un palmarés de leyenda, que incluye cinco títulos de Wimbledon, cuatro del US Open y tres de Australia.

Toda Francia —en particular los 15.000 aficionados que abarrotaban la Philippe Chatrier— se quedó con las ganas de ver a un finalista en el cuadro masculino 20 años más tarde de que Henri Leconte perdiera ante Mats Wilander en el último partido. Habrá que esperar un año más para que Yannick Noah tenga sucesor.

"Ha luchado y lo ha intentado pero yo he resistido", resumió Federes tras tres horas de juego, coronadas con un sonoro grito, poco habitual en su protocolarias celebraciones. Cedió su tercer set del torneo (Montañés y González ya le habían arrancado uno), pero se repuso con autoridad, ajeno a la abrumadora presión de la grada.

También Nadal tuvo que soportar las preferencias parisinas por Djokovic, a quien volvió a dejar en evidencia sobre tierra. El mallorquín, que aspira a igualar los cuatro títulos consecutivos de Borg (entre 1978 y 1981), bordó su tenis en el arranque, donde reconoció haber jugado "casi perfecto".

El mallorquín afronta con tranquilidad su decimoséptimo duelo con Federer, consciente de su superioridad en la superficie y del exiguo desgaste en las cinco rondas previas. Sin embargo, concede elogios para el número uno y desliza que incluso "jugando perfecto no basta para ganarle".

http://www.elmundo.es/elmundodeporte/2008/06/06/tenis/1212774777.html

—————

Volver